Autora del Proyecto: Alba Cruz González.

Alumna Executive Master Project Management. Calificación obtenida 100/100.

https://es.linkedin.com/in/alba-cruz-gonz%C3%A1lez-0565a5aa 


El proyecto “DISEÑO, CONTRATACIÓN, CONSTRUCCIÓN Y PUESTA EN MARCHA DE UNA PLANTA DESALINIZADORA MEDIANTE EL USO DE ENERGÍAS RENOVABLES (ENERGÍA MAREMOTRIZ) EN LA HABANA, CUBA” forma parte del inicio de futuras relaciones y nuevos proyectos en un nuevo estado territorial, Cuba.


Alcance del Proyecto.

El proyecto pretende mejorar la calidad de vida de la población habana aumentando los puntos de suministro de agua potable y eliminando totalmente las restricciones de suministro de agua potable.

Para ello, se propone la construcción de una planta desalinizadora que presenta un coste inicial de 20 millones de euros, con las calidades definidas en contrato y el tiempo pactado en 24 meses.

Necesidad Comercial.

El desarrollo del proyecto responde a una necesidad estratégica que lograría la consolidación de la Empresa en un nuevo país, pudiendo así desarrollar nuevos proyecto de gran escala en un futuro.

Acta de Constitución.

El Acta de Inicio del Proyecto, junto con el contrato entre la Empresa y el Cliente, son los que han formado la base de partida.

La Planificación del Proyecto.

La clave para logar conseguir los objetivos se ha basado en una buena planificación. Un análisis detallado del proyecto en el que no se han omitido elemento importantes junto con la creación del Plan de Gestión en el que se incluyen los planes específicos de control de Alcance, Cronograma, Costo, Calidad, Recursos Humanos, Comunicaciones,
Riesgos, Adquisiciones y de Gestión de Cambios.

La fase de Ejecución y Control y Monitorización se ha realizado teniendo en mente la mejora continua y la posibilidad de realizar cambios. Con trabajo, dedicación y honestidad, enfrentándose a los diversos tembas, tanto a los que gustan como a los que no agradan tanto.

La Comunicación del Proyecto.

La comunicación ha sido requisito indispensable en el desarrollo del Proyecto y parte fundamental del trabajo del Director de Proyectos. Se ha prestado especial atención a la calidad, realizando auditorías planificadas y respondiendo a los resultados con cambios de mejora.

Se ha establecido un nivel de delegación de responsabilidades adecuado, sin descuidar el Director de Proyecto en ningún momentos sus obligaciones y responsabilidades.

El proyecto se ha organizado en tres fases.

Las cuales se solapan entre sí (Ingeniería + Contratación + Ejecución) y se mezclan entre ellas debido al volumen de entregables existentes.

Por motivos de control y calidad, cada final de entregable se establece como un punto de control. Los diversos hitos, permiten una correcta monitorización del proyecto. Ha sido imprescindible una agrupación de los entregables correcta, así como la definición de la EDT.

La correcta utilización de las herramientas y técnicas de la dirección del proyecto.

Han permitido conseguir una correcta planificación. La gestión de riesgos desempeña un rol importante, pues permite anticiparse y estar preparado para corregir las deviaciones en caso que se produzcan y detectar también oportunidades.

La comunicación también ha sido clave durante todo el proyecto. Mantener informados a los distintos actores interesados ha permitido que la gestión se haya realizado de manera transparente y ganarnos así una mayor confianza para el futuro.

El proyecto ha finalizado en el plazo establecido.

Aunque se ha desviado un poco respecto al costo presupuestado. No obstante, la desviación es mínima y asumible. También se cumple con la calidad pactada en el contrato.

En la fase de cierre, no sólo se entregan los resultados esperados, sino que también se realiza un informe de cierre en el que se recogen minuciosamente las actualizaciones que se han tenido lugar.

La calidad de los entregables y la satisfacción del cliente, así como el cumplimiento de los objetivos establecidos pone fin a este proyecto.